91 636 15 60 contacto@cvelburgo.com

El calor este se nos echa encima, y  los amantes de las mascotas debemos ser conscientes de que éste afecta mucho más a los perros que a los humanos.

Los primeros síntomas del exceso de calor pueden no ser graves (jadeo, mareo y apatía), pero se podrían complicar provocando un golpe de calor.

¿Cómo evitar un golpe de calor?

NUNCA dejar a un animal dentro de un coche o espacio reducido, ni siquiera con las ventanas abiertas. El estrés que le puede producir es un factor de riesgo añadido.

Mantener al animal en un espacio en el que pueda refugiarse a la sombra o en un sitio fresco y en el que disponga siempre de agua fresca limpia.

Evitar pasear, correr o hacer ejercicio durante las horas de más calor. Caminar por el asfalto o la arena cuando está muy caliente le puede causar quemaduras en las almohadillas. Si no puedes evitar esta salida, es aconsejable vestir al animal con una camiseta mojada.

También es mejor alimentarlos cuando hayan pasado las horas de más calor.

A los perros de pelo claro se les debe aplicar protector solar en orejas y nariz, ya que se pueden quemar con el sol, igual que nos pasa a nosotros.

¿Qué hacer en caso de un golpe de calor?

¡ACUDE INMEDIATAMENTE A UN VETERINARIO! para que proceda a estabilizarlo.

Si no te es posible llevarlo inmediatamente, estos consejos te pueden ayudar:

TRASLADA AL ANIMAL INMEDIATAMENTE A UNA ZONA FRESCA A LA SOMBRA.

MÓJALO CON AGUA FRESCA para enfriar su temperatura poco a poco, nunca con agua helada.

MASAJEA CON TOALLAS HÚMEDAS o con alcohol las distintas zonas del cuerpo de la mascota para refrescar y favorecer la circulación.

HUMEDÉCELE LA BOCA, pero no lo fuerces a beber.

Y cuando respire bien y parezca estar mejor, NO LO DUDES: LLÉVALO AL VETERINARIO.