91 636 15 60 contacto@cvelburgo.com

Las siguientes enfermedades parasitarias tienen en común que se transmiten por la picadura de insectos: los mosquitos culicoides (flebotomos) y las garrapatas. Por tanto, para evitar el contagio, hay que prevenir la picadura de estos parásitos externos mediante repelentes y tratamientos específicos pautados por el veterinario.

La Leishmaniosis está provocada por un protozoo que invade los órganos del animal y afecta a su respuesta inmunológica, provocándole lesiones de diversa gravedad como problemas cutáneos, articulares, renales, oculares, o incluso la muerte. En humanos solo afecta a personas inmuno-comprometidas, y la tasa de prevalencia en Europa es baja.

La Filariosis o enfermedad del gusano del corazón, afecta tanto a perros como a gatos y está provocada por un verme redondo que se aloja y reproduce en el interior de las cavidades del corazón provocando efectos graves en la salud de las mascotas, e incluso la muerte. En las personas la afectación puede variar, pudiendo desarrollarse desde una forma asintomática –la más habitual- , hasta aguda o crónica. En países mediterráneos, en los que la prevalencia es mayor, se ha detectado un gran número de personas infectadas que, sin embargo, no llegan a desarrollar la enfermedad.

Enfermedades transmitidas por garrapatas (EGT): forman un amplio grupo entre las que destacan la ehrlichiosis, la babesiosis y la borreliosis o enfermedad de Lyme. La mayoría pueden ser mortales en animales si no se detectan a tiempo. En humanos, estas enfermedades pueden ser desde leves hasta multisistémicas graves.

¿En qué época del año estamos en riesgo?

Actualmente, debido al cambio climático, estamos encontrando parásitos durante prácticamente todo el año, aunque los meses de mayor actividad de los insectos son más calurosos. Es entonces cuando es aconsejable extremar las medidas de prevención para minimizar la probabilidad de picadura y, en consecuencia, de animales infectados.

¿Pueden nuestras mascotas contagiar a las personas?

La mascota no transmite directamente este tipo de enfermedades al hombre. Es la picadura del insecto la que, si ha picado a un animal infectado, podría trasmitírnosla a nosotros. Además, para que ésta se desarrolle, intervienen también otros factores, como el sistema inmunitario de cada individuo.

¿Cómo saber si mi mascota está infectada?

Se aconseja visitar al veterinario para que realice al animal pruebas específicas sencillas que determinarán si está infectado o no.

¿Cómo se puede evitar?

Se pueden aplicar sencillas medidas de prevención, como:

  • Repelentes de insectos
  • Utilización de mosquiteras
  • Evitar las zonas húmedas al amanecer y al atardecer
  • Utilizar antiparasitarios externos